La comunidad educativa de la Escuela Secundaria N°14 y la Escuela Primaria N°16 realizó un abrazo simbólico para visibilizar el deterioro estructural que sufre el edificio que alberga a ambos colegios. Con una licitación desde marzo, el techo de la escuela sigue agujereado y la mitad no tiene electricidad.

A principios de año, la Escuela Nº 16 José María Jáuregui había sufrido la unificación de grados lo que despertó el rechazo de los familiares y estudiantes de la institución. Asimismo visibilizaron las carencias de infraestructura: “El patio de la escuela tiene las chapas rotas y algunas de ellas están por caerse” comentaban en aquella oportunidad.

Luego de más de seis meses de promesas, la comunidad educativa de la Escuela Primera N’16 y la Escuela Secundaria N’14 decidió organizar un abrazo simbólico para exponer todas las carencias que posee la institución y la inacción por parte del gobierno municipal.

A pesar de que el gobierno municipal realizó una licitación, la cual fue adjudicada, el agujero del techo del patio sigue sin repararse y la situación es más complicada. Durante las vacaciones de invierno, las lluvias generaron que parte de la conexión eléctrica deje de funcionar.

“Son varias cosas las que vienen sumando. La escuela se esta viniendo abajo. En marzo licitaron 3 millones y medio y todavía no arrancaron. ¿Ahora para que nos va a alcanzar ese monto? Capaz que nos sacan el techo y no siguen. Hay pisos de 80 años que ya no dan más, cables que pasan por una laguna de agua, hay olor a gas dentro de los salones, se esta viniendo abajo literalmente” explicó una de las madres que organizó el abrazo simbólico.

Los estudiantes están teniendo clases en condiciones indignas. Todo el sector cercano al patio interno de la escuela se encuentra sin electricidad mientras que otra parte de la escuela si posee. “Corremos el riesgo de que a algún chico le agarre corriente, a una maestra ya le paso” comentó la madre.

Luego del hecho sucedido en una escuela de Moreno que dejo dos victimas, desde el Consejo Escolar se acercaron a la escuela a prometer que en una semana continuarían con las obras aunque pasado el tiempo estipulado la obra sigue sin comenzar.

Los familiares y estudiantes, acompañados por gremios docentes, exigen que se les de una respuesta concreta a este problema que lleva larga data. Por eso, el próximo jueves irán al Consejo Escolar con un petitorio y a la espera de una respuesta a las necesidades que tiene la institución educativa.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre