Foto: Victoria Nordenstahl

Vecinos y organizaciones contra los agrotóxicos vuelven a organizarse frente a una nueva fumigación cerca de una escuela primaria. Como contrapartida, apuestan al consumo responsable y a la agroecología como modelo productivo.

La semana pasada se despertó un alerta cuando la Escuela Primaria N°22 de Luján y el Jardín 902, en horario de clases, fueron fumigados con agrotóxicos por un tractor autopropulsado conocido como «mosquito». Los responsables de dicha fumigación incumplieron la ordenanza 5953/11 que prohíbe la actividad terrestre con mosquito a menos de 500 metros de centros poblados. Esta acción ilegal afecta la salud de niños, niñas y trabajadores ante la nula intervención del Estado municipal.

Esta situación llevó a que vecinos y vecinas de diversas comunidades educativas se reúnan este fin de semana en el ámbito de la asamblea de consumidores agroecológicos organizados en la Sociedad de Fomento del Barrio El Mirador.

«Nos enteramos la semana pasada que estaban fumigando. Yo soy muy sensible a esta situación, no admito el envenenamiento. Además fue muy alevoso, fue frente a la escuela en horario escolar. Luego de que algunos docentes y directores de la institución pararon la fumigación nos enteramos que los dueños del campo informaron que durante el fin de semana iban a continuar» explicó una de las madres que se acercó a la asamblea.

A lo que agregó «hay muchos padres y madres que sabemos está situación, que sabemos que están envenenando pero no sabemos que podemos hacer».

Al mismo tiempo, docentes y madres de instituciones de nuestra localidad que se encuentran en zonas rurales también compartieron su preocupación sobre las consecuencias de las producciones agroindustriales que tienen linderas a las instituciones.

Otra de las preocupaciones de los afectados, además de la pulverización de los productos sobre las escuelas, es el vacío legal que existe a nivel municipal en la aplicación de la ordenanza que regula la actividad. A la fecha no existen mecanismos claros y efectivos a la hora de denunciar y sancionar este tipo de irregularidades.

Mientras se siguen pensando y articulando acciones para comenzar a accionar ante este tipo de violaciones a las normas municipales, los productores y consumidores continúan difundiendo sus propuestas a la hora de producir y comercializar.

«Estamos trabajando en seguir las denuncias de fumigaciones y seguir el protocolo de naturaleza de derechos. Además le estamos exigiendo al municipio que cumpla con las ordenanzas. Es importante que inspección baje un protocolo de emergencia ante casos de fumigaciones y estamos trabajando en la mesa de agroecología como asamblea de consumidores para que en la reglamentación de la nueva ordenanza se logré una distancia de restricción de las producciones agroecologicas» explicó Mariana Colombo una de las integrantes del Colectivo El Buen Vivir.

La feria agroecológica que se realiza en la sociedad de fomento del barrio El Mirador, va ganando volumen desde hace ya varias semanas. Organizada por el Colectivo El Buen Vivir, vecinos y vecinas buscan conquistar más espacio en la agenda publica y dar un debate cada vez más necesario: alimentación y ambiente saludable. La semana que viene, la asamblea de consumo responsable participará de un mapeo colectivo de escuelas fumigadas con agrotóxicos en nuestro distrito que se realizará el próximo domingo 1ro de septiembre en el Club Open Door.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí