Foto: Agustín Bordignon

Tras el panazo organizado por la MESyP, subió la bronca de panaderos locales y fueron a pedirle al intendente Oscar Luciani que garantice menores costos en la producción para bajar los precios de venta: “Que el municipio nos dé una mano en esta situación podría ser un camino para abaratar los costos». Una crisis que impacta a todos.

La jornada organizada por la Mesa de Economía Social y Popular (MESyP) sirvió para que varias familias accedan a panificados a bajos costos, al menos por un día. Pero para hoy las postales fueron otras y en el municipio se amontonaron una decena de panaderos locales que exigieron respuestas al intendente y al Concejo Deliberante por la presencia de los cooperativistas en contraste con su posición como comerciantes.

«Venimos por el propósito de regularizar el pan en la calle. Evidentemente muchos panaderos no tienen el costo que tenemos otros, están vendiendo el pan muy barato y  nos implica esto en quedar como que estamos vendiendo el pan demasiado caro, y lo estamos vendiendo al precio que se tiene que vender y hasta también menos», sostuvo el propietario de una histórica panadería de Luján.

Si bien reconocieron que «claro que el pan es un bien social» remarcaron que no pueden garantizar precios bajos con las obligaciones tributarias que tienen. Por eso exigieron explicaciones en San Martín al 500 y, entre una cosa y la otra, el reclamo se fue encaminando hacia el pedido de que el Estado sea quien garantice bajos costos en los alimentos básicos como el pan.

“Es imposible que nosotros podamos competir contra el pan a $35. Los costos nuestros son eso o más. Estamos haciendo demasiado esfuerzo para poder, en este momento de crisis, sacar el rubro adelante, porque está todo muy complicado. Realmente está difícil y el municipio deja entrar una propuesta de estas. No está mal que el pan sea un bien social, pero primero tendrían que venir a hablar con los que estamos incluidos dentro del sistema, que garpamos todo y después de esa reunión, si quieren hacemos un panazo, como se hizo en Congreso. No queremos que vengan de afuera con un fin económico, porque vinieron a cobrarlo, no a regalarlo”, remarcó otro de los propietarios de otra panadería de renombre.

El motivo de la concurrencia al palacio municipal, tiene que ver con la presencia de la MESyP que estuvo ayer en la sociedad de fomento del San Cayetano, ofreciendo ofertas de pan a $35 o factura a $65 la docena, entre otros panificados: “La idea es que nos den una respuesta con respecto al panazo, que en realidad están desvirtuando lo que fue el panazo que se hizo en Congreso. Yo formé parte y está muy lejos de ser lo que fue. Acá hay un fin político, un fin económico y se están aprovechando de la gente. Están promocionando cosas que no son, sin tener en cuenta la salubridad. Nadie sabe dónde están produciendo, ni bajo que condiciones. La gente que está laburando ahí está toda en negro, está todo fuera del sistema y lo están vendiendo como algo legal”, aseguró otro comerciante local.

En cuanto a la posibilidad de que el precio del pan tenga un descuento, una posibilidad se maneja es que el gobierno municipal pueda aplicar descuentos en tarifas, para así abaratar costos de producción: “Que el municipio nos de una mano en esta situación podría ser un camino para abaratar los costos. No quiere decir que para siempre nos tenga que bajar las tarifas, porque no sería lógico. Solo pedimos que salgan a cumplir la ley y que el pan esté regulado en la calle, en los mostradores. Después nos encargamos entre los colegas en competir en cuanto a la calidad, la forma de venta”.

Otro de los reclamos tiene que ver con la competencia de precios y la lucha que mantienen con las panaderías fuera de reglamentación, que tienen muchos menos costos de producción y ofrecen el producto a mucho menos precio: “La realidad es que si no existieran panaderías clandestinas, el precio del pan sería otro y los impuestos los podríamos pagar holgadamente. Pero son tantas las panaderías clandestinas, que te obligan a subir los precios, no llegas a pagar ciertas cosas y tenés que ajustarte en un lado para poder pagar el otro. Nosotros acá en Luján estamos dando realmente trabajo genuino, porque tenemos a los empleados en blanco. Entonces queremos que el municipio nos de a nosotros una mano”.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre