Foto: Archivo Ladran Sancho.

Dos dimisiones en un día -y de dos Artero- serían mucho para la gestión de Oscar Luciani. Lo cierto es que Héctor presentó su renuncia como concejal «por problemas de salud»,  pero en el contexto de su condena judicial. Y Ezequiel, su hijo, pegó un segundo faltazo al plenario por el presupuesto y dejaría Economía.

El combo Unión Vecinal, UCR y PRO tiene condimentos de sobra en el último tiempo, y ahora hay nuevas complicaciones que ponen en alerta a todo el oficialismo que se encuentra en modo fin de ciclo, sin capacidad de respuesta.

En este contexto, mientras se daba el tratamiento plenario del presupuesto 2019, apareció -por un lado- la carta de renuncia del concejal Héctor Artero. Y, por otro, hubo un nuevo desplante -por segunda vez consecutiva- de su hijo, Ezequiel Artero, quien tiene el cargo de secretario de Economía y se ausentó a la hora de explicar los números municipales ante los concejales. En la mañana del martes, nadie supo explicar su falta y la idea de un funcionario en fuga tomó forma.

Los datos de la ausencia van siendo expuestos por una u otra persona con responsabilidades en Cambiemos, pero nadie dice esta boca es mía. Que una reunión de gabinete el lunes por la noche, que una discusión durante el fin de semana, que negativas, que enojos, que desconcierto. Las versiones se contradicen, coinciden, se bifurcan.

Sallaberry-Artero: juntos en Fiscalía por el BerlingoPRO. Rita se prepara para irse a fin de año. Ezequiel parece no llegar. Archivo Ladran Sancho.

Así, desde el oficialismo nadie confirma la renuncia de Artero hijo, pero tampoco nadie asegura que siga en su cargo. Tamaño gris expone a las claras una situación conflictiva que hecha raíces en un terreno fértil para la desconfianza y las diferencias, todo en tándem con los tironeos e intereses de cada fuerza política. Ni hablar del modo ineficaz con el que la gestión eligió evitar el tema: mediante el silencio y la falta de posturas oficiales. Comunicación de crisis, a marzo.

El actual secretario de Economía se plantó y bufó a la hora de ir al plenario donde se trataría el presupuesto. Sumado a ello, según fuentes municipales, el contador está con complicaciones en su salud por lo que no sería recomendable pasar situaciones de stress. Datos más, datos menos, la realidad es un Ejecutivo en retirada. Un gobierno rengo, donde cada paso resulta una macana.

En medio de las turbulencias de Ezequiel, otro Artero saltó a escena -nuevamente-. El bloque oficialista perdió finalmente al concejal Héctor José Artero (e intendente interino en caso de ausencia de Luciani) quien presentó su renuncia por problemas de salud, a partir de los bypass que tuvo a inicios de este año.

Héctor Artero con micrófono, Ezequiel mano en la boca y mirada al piso. Plenario  2018. Foto: Archivo Ladran Sancho.

Sin embargo, más allá de la intervención médica, la lectura política complementaria y fundamental es la sentencia judicial que dictó el tribunal mercedino en la causa por la compra y venta de fideos, donde se lo encontró responsable por las incompatibilidades en su función pública, según lo informó el concejal Prince en la última sesión del HCD, sin ser desmentido por parte de ningún responsable político de Cambiemos. Incluso el Concejo espera todavía la respuesta judicial para conocer el fallo condenatorio y el estado de la causa.

¿Y cómo sigue la historia? El panorama político de la alianza gobernante exhibe -con más notoriedad- la falta de la línea convencida en los objetivos de gestión y recambio del poder, dos de los asuntos clave en 2019 para llegar a octubre con respaldo, como también mantener la competitividad electoral.

En lo estrictamente económico, esta mañana se dará una nueva reunión por el cálculo de recursos del año en curso: hasta este cierre, la presencia del secretario de Economía no podía ser confirmada y su renuncia tendía a ser efectiva. Bastarán horas para que, según la decisión, se diga que todo fue un mal día pasajero o se reconozca la crisis municipal.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre