La Biblioteca Jean Jaurés, fundada en 1918, llega a su centenario. La Institución conserva, a través de sus libros y su espacio, gran parte de la vida política y cultural local. El jueves por la tarde realizarán el acto protocolar que dará inicio a una serie de festejos a lo largo de todo el año.

De origen socialista, la Biblioteca Popular Jean Jaurés despertó desde sus inicios la inquietud de los habitantes lujanenses, más allá de la preferencia política y partidaria. Desde su lugar, guarda en su largo recorrido una cercana relación con los grandes acontecimientos de la historia del siglo XX. En lo local, sus cien años conservan gran parte de la cultura y patrimonio local.

Con el motivo de celebrar su especial aniversario, el jueves 29 de marzo a las 19:00, la Biblioteca Jean Jaurés realizará el acto protocolar sobre la calle Lavalle. Para la ocasión, Fernando Herrera cantará el Himno Nacional Argentino, y el francés Yorick Vinesse interpretará la canción “Jaures”, compuesta por el trovador Jacques Brel en su memoria.

Además, descubrirán las placas obsequiadas por diferentes entidades y reconocerán la actividad otorgada por socios y bibliotecarios a lo largo de los años; presentarán el libro “Antología”, y la jornada culminará con diferentes actividades artísticas.

Foto: Julieta Brancatto

En su libro, Francisco Pasini cuenta que en 1918 a raíz de la campaña electoral dirigentes del socialismo visitaron Luján. Entre ellos, Miguel Piza alentó a los socialistas locales a conformar un centro partidario y que, si ello no era posible, crearan una biblioteca pública, a partir de los ideales de justicia y fraternidad humana, compartidos también por Jean Jaurés.

Siguiendo ese fin, obreros independientes en la rama de la construcción, herrería, zapatería, pinturería y artesanía constituyeron hace un siglo la Biblioteca Obrera Socialista. El 29 de marzo, un grupo conformado por Luis Bolgiani, Eduardo Villieri, Pablo Tortea, Heraldo Valverde, Jacinto Urbino, Pedro Denigris, Ernesto Boragni, Pedro Baiona, Horacio Ferrari, Baquicio Sias, René Rossi, Luis Pignataro y Miguel A. Pérez, organizó la asamblea fundadora.

Su nombre remite a Jean Jaurés, político socialista francés asesinado días antes de comenzar la primera guerra mundial por su postura pacifista. La iniciativa de los ciudadanos locales sería replicada en varios lugares también por los socialistas.

«Cuenta la hija de uno de ellos, Gucha Mileo, que lo que quería su papá como inmigrante italiano era que sus hijos tuvieran un lugar donde estudiar, consultar. Esa aspiración de progreso típica del inmigrante», explica Adriana Yelpo, secretaria actual de la biblioteca.

Al año de la creación, por la muerte de uno de los fundadores, Luís Bolgiani, desde la biblioteca organizaron una exitosa campaña de donación de libros. «A partir de ahí se reinventa la idea de la biblioteca porque estaban como en un frustración», manifiesta Celeste Menéndez, prosecretaria.

«Me emociona que esa gente que apenas le alcanzaba para vivir tenían pensado crear una biblioteca», evidencia Adriana. Foto: Julieta Brancatto

Mario Yelpo, presidente de la institución en el período de 1978 a 1981, quien recibirá una mención este jueves y descubrirá una placa, llegó a Luján en 1942 cuando tenía 20 años, y desde ese momento comenzó a frecuentar la biblioteca, lugar que nunca más abandonó:

«Venía de un pueblo muy chato, ni mis amigos ni yo teníamos alguna inquietud. Llegué a vivir en la calle Alem y Las Heras y en la cuadra había una peluquería donde se juntaban muchachos del barrio que por casualidad eran todos socialistas. Casi todos los días, íbamos a la calle San Martín, frente al Club Español y ahí se juntaba un grupo, la mayoría socialistas, otros anarquistas. Empecé a frecuentar la biblioteca, desde esa fecha hasta ahora siempre en la biblioteca, cambió mi vida totalmente. A mí no me interesaba más que ir a bailar, no tenía inquietudes. La biblioteca para todo el mundo es lo mejor que hay».

Mario leyendo el diario local socialista Tribuna Roja, archivo de la biblioteca. Foto: Julieta Brancatto

Mario también recuerda cuando comenzó a trabajar en un frigorífico en la Isla Maciel y conoció a un grupo que lo invitaba a reuniones. «Había un anarquista que había estado peleando en España, y otro que había fundado el partido trotskista que en una reunión dijo, ‘mirá, en Sarandí hay una biblioteca socialista, nos tenemos que hacer socios para coparla. Porque ahí va mucha gente y nosotros eso lo podemos gastar para nosotros’. Fijate que en todas partes había una biblioteca socialista».

Luego de funcionar en Alsina y Lavalle y sobre la calle Italia, en 1927 se inauguró el edificio actual, planificado especialmente para la biblioteca y por lo cual, con el fin de adquirir un crédito para el terreno, Juan Bolgiani (hermano de Luís) y Santiago Mileo hipotecaron su casa. «Los socialistas hicieron mucho desde el diario Verdad por bonos contribución. Pidieron a mucha gente colaboración y así lograron levantar la hipoteca, fueron 20 años, son muchos», comenta Celeste.

La biblioteca sufrió dos clausuras. En 1944 el gobierno de facto del Gral. Ramírez ordenó su cierre y el secuestro de los libros. Durante un año, los libros fueron llevados a la municipalidad, por lo que muchos se arruinaron. La segunda clausura, en 1966 bajo el gobierno de facto de Onganía, perduró dos años y que además de los libros llevados a la escuela 14, pretendieron arrebatar la mesa larga que aún conserva la sala.

Militantes del Partido Socialista en el patio de la biblioteca. Foto: Archivo Biblioteca Jean Jaurés.

Su principal actividad fue realizar conferencias con la participación de militantes y políticos socialistas. Figuras como Enrique Dickmann, Roberto Giusti, Américo Ghioldi, julio gonzalez iramain, Alicia Moreau de Justo, Nicolás Repeto, Carlos Sánchez Viamonte, Rodolfo Senet pasaron por la Jean Jaurés. También el espacio fue otorgado para conferencias de importantes actores del ámbito cultural.

Desde su apertura, la biblioteca contempló la conformación de gremios como el de panaderos, carniceros, de la construcción, del comercio, telefónica, de la unión ferroviaria y fraternidad, al igual que la realización de asambleas y actividad gremial. En la década del 90 acentuó sus actividades culturales otorgando el espacio para el dictado de cursos y talleres.

Republicanos españoles en Luján. La biblioteca otorgó el espacio para que muchos inmigrantes se juntaran con el propósito de enviar alimentos y dineros a los republicanos españoles durante la guerra civil en España. Foto: Archivo Biblioteca Jean Jaurés

Hoy, la biblioteca sigue creciendo y fomentado la cultura local. Desde el Taller de Encuentro Literarios, iniciado en 2012, publicarán el jueves su primer libro «Antologías», editado por Edunlu, sello de la Editorial de la Universidad Nacional de Luján.

El taller, tiene su actividad el segundo sábado de cada mes y además, a lo largo de los encuentros, combinaron diferentes lecturas y salidas relacionadas a sus autores. Almafuerte, Guiraldes, Sábato son algunas de esas visitas recreativas y culturales impulsadas desde el taller.

La biblioteca celebrará a lo largo de todo el año con actividades su centenario. Este jueves será el inicio de varios festejos y reconocimientos a una institución que conserva gran parte de la vida política y cultural local desde sus raíces.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí