Foto: Prensa Municipal

Vecinos del barrio Lanusse supervisaron las obras del barrio, chequearon precios y licitaciones en el boletín oficial del municipio, realizaron consultas y las cuentas no cerraron. Denunciaron desvío de fondos públicos, latrocinio al estado y falsedad ideológica.

La noche trae sorpresas cantó el guatemalteco. Pocos esperaban que en la última sesión del Concejo Deliberante dos vecinos comunes, de trabajo y sin relaciones políticas aparentes irrumpieran con una denuncia que pone bajo manto de sospecha el caballito de batalla de la gestión Cambiemos en Luján: la obra pública.

Con paciencia comenzó la larga marcha de Jorge, vecino del barrio Lanusse, para explicar cómo arribaron a una hipótesis que impulsó tres denuncias públicas: desvío de fondos, latrocinio al estado y falsedad ideológica de funcionarios públicos.

Los vecinos corroboraron que la obra en cuestión por “desagües pluviales y obras anexas en barrio Lanusse” con un presupuesto oficial de $4.250.000 no se cumplió como debía. Solo la primera etapa basada en la colocación de desagües pluviales fue cumplida según los vecinos que oficiaron de contralor, lo que debiera hacer un concejal.

Pudieron corroborar, siguiendo el día a día, que en las siguientes etapas de la obra la empresa fue gambeteando compromisos “ahorrando” buena parte del presupuesto. Incumplieron con la colocación de hormigón con cordones y la desembocadura de hormigón y con la colocación de barandas que debía llevar el desagüe hasta el arroyo del barrio. La maniobra consiste en hacer lo que corresponde para un bacheo simple cuando se presupuestó hormigón armado, cm a cm del espesor se generan algunos miles de pesos se pierden en la cuenta.

De memoria y con acierto marcan los vecinos que la empresa Ingsol S.A. ofertó al municipio un total de $5.088.899,60. Mismo monto que figura en el cartel que anuncia la obra en la Rotonda 7 y calle La Plata. “Estamos en condiciones de decir que se están robando parte de la obra” concluyó Leo, un vecino del barrio. La empresa señalada es una de las que más licitaciones gana en las ofertas municipales.

Sin pelos en la lengua
Jorge atendió a varios funcionarios y contratados. “Tenemos un inspector de obras nombrado por el municipio que no sabe hacer una ‘o’ con un vaso” apuntó contra Sicca y agregó “casualmente la mujer de este hombre es directora en Obra Pública, queda todo en familia”, ironizó.

Repasó que “no cuesta lo mismo un parche de hormigón negro que el hormigón armado” y remarcó sobre el cierre de su intervención que “no se hizo el suelo de cemento, ni hormigón armado, ni bocas de tormenta, ni cordón cuneta y la obra está lista para ser entregada y cobrada. Alguien se quedó con el vuelto y está en ustedes investigar quien es el Lázaro Baez de Luján”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre